#Vergüenza: Feminicidios, la sombra cruel de las autoridades en México


Los feminicidios son un asunto que a las autoridades parece darles miedo investigar a fondo…

¿O será que simplemente no quieren hacerlo?

Según cifras de las Procuradurías y Fiscalías estatales, de enero de 2012 a junio de 2016, en México se registraron al menos 9 mil 581 asesinatos violentos en contra de mujeres, aunque de esos, solamente mil 887 casos fueron considerados como un feminicidio, señala una investigación de Mexicanos contra la Corrupción, el Centro Internacional para Periodistas (ICFJ) y la plataforma CONNECTAS.

 

Pero algunas de esas cifras no coinciden con las que han proporcionado para el mismo periodo ante el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en las que reportaron 10 mil 203 homicidios de mujeres.

TE PUEDE INTERESAR: Las mujeres que sí deberían importarle al agente de viajes Eruviel Ávila

Esto se debe a que en algunos estados tienen subregistros de estos crímenes, como es el caso de Estado de México, entidad en la que se ubica el municipio de Ecatepec, considerado como el peor lugar para ser mujer en México por el alto número de feminicidios.

Según datos del Inegi, en la entidad ocurrieron 770 crímenes contra mujeres entre 2014 y 2015, pero según la información proporcionada para la investigación, sólo ´tenían contabilizados  586.

Feminicidios que no fueron juzgados como tal…

De los 7 mil 694 casos en los que las mujeres fueron asesinadas a balazos, descuartizadas, violadas, golpeadas hasta morir o asfixiadas, los cuales no fueron tipificados como feminicidios, esto podría deberse al ser cometidos cuando el agresor sufrió “una emoción violenta”, ocasionadas por los celos o un enojo incontrolable.

Por ejemplo, menciona la investigación, en Tamaulipas, a pesar de que entre 2012 y 2016, 50 cuerpo de mujeres fueron encontrados con mutilaciones, ninguno se consideró como un feminicidio.

Mencionan además que, de 441 crímenes violentos contra mujeres ocurridos, sólo uno fue considerado en esta categoría.

Esto a pesar de que el Código Penal Federal considera un feminicidio aquel en el que hubo signos de violencia sexual; lesiones o mutilaciones; antecedentes de violencia; relación víctima-agresor; amenazas o agresiones previas; si la víctima fue incomunicada o si el cuerpo fue exhibido en algún lugar público.

Aunque sólo 11 de los 32 estados ha incluido estas causas en sus códigos.

Estos fueron Coahuila, Chiapas, Estado de México, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Nayarit, Sonora, Tabasco, Veracruz y Yucatán.

De las 32 entidades, 15 reportaron que tuvieron 107 casos de mutilaciones, de las cuales más de la mitad fueron decapitaciones.

Aunque, señalan, no obtuvieron la cifra exacta a nivel nacional debido a que algunos estados como Quintana Roo, Puebla y Chihuahua no quisieron dar detalles de las muertes.

Gobernadores que metieron la pata con el tema…

Un gobernante tendría que poner el ejemplo del respeto a las leyes (en teoría) y a los ciudadanos.

Pero algunos como el mandatario de Baja California, Francisco Vega y Jaime Rodriguez Calderón, de Nuevo León, la regaron.

En 2015, Kiko Vega dijo durante la ceremonia por el Día nternacional de la Mujer que las mujeres estaban buenas para el cuidado de sus hijos y del hogar…

“Están re buenas, re buenas todas… para cuidar niños, para atender la casa cuando llega uno y a ver mijito, las pantunflitas”.

En el caso de ‘El Bronco’, su resbalón ocurrió a mediados de 2016, al señalar que las mujeres en la entidad no eran secuestradas, sino que se iban con el novio.

“Nosotros no tenemos ninguna denuncia del secuestro de alguna mujer. Quizás se van con el novio. No ha habido ninguna denuncia de secuestro de alguna mujer en lo que llevamos de la administración. Puede ser problema del novio que se las lleve, sin el permiso de los papás”, dijo.

¿Qué esperarán las autoridades para tomar en serio lo que pasa con las mujeres en el país?

Pero ya sabes, #EsMéxicoWe.

TE RECOMENDAMOS

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.