#Masacre: La brutal golpiza que el pueblo le arrimó a ‘charro’ sindical


Las imágenes que a continuación te presentaremos, sólo demuestran una cosa: el pueblo ya está harto de la ratería y la corrupción.

O al menos eso demostraron estos obreros azucareros del municipio de Carlos A. Carrillo, que literalmente reventaron a trancazos a su líder sindical, identificado como Gabriel Silva Ortega, pues por qué más: ¡POR TRANZA!

TE PUEDE INTERESAR: #OjoPorOjo: Así encueraron, pasearon y ‘atendieron’ a una RATA

Y es que estos trabajadores ya traían bronca con Gabriel; ya lo habían quitado del puesto hace un año, pero en febrero, a decir del periódico Excélsior, “las autoridades laborales le entregaron a Silva nuevamente la toma de nota, ante el enojo de los obreros que acusaron que, durante los anteriores cuatro años de su gestión sindical, no entregó buenas cuentas y por eso lo rechazan”.

Obvio, estas rencillas explotaron en una discusión “por los beneficios que no han recibido los trabajadores y todo terminó en una trifulca en la que Silva sacó la peor parte porque fue arrastrado y golpeado por sus adversarios en el patio del ingenio, hasta que intervino el personal de seguridad”.

Dice Excélsior:

“Gabriel Silva fue arrastrado, golpeado y pateado por los obreros que así desquitaron su enojo, hasta que terminó inconsciente. Una persona entre la multitud pidió que dejaran de agredir al líder obrero y entre todos lo trasladaron al hospital del IMSS”.

Pero mejor mira lo que pasó:

El Secretario Sindical se reporta grave pero estable en una clínica del IMSS. Tiene fractura de cráneo.

Ahí lo tienes.

¿No te gustaría dejar así a algún político rata?

*Con información y fotos de Excélsior y Proceso

#CK

TE RECOMENDAMOS:

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.

Quinto Poder

Denunciamos todo lo que apesta a corrupción, lacra e injusticia. No basta con que te indignes, mejor alza la voz y ayúdanos a impulsar una reflexión. Sin protegidos ni favoritos, Quinto Poder es tu voz.