#DeTerror: Las historias negras del ISSSTE que la CNDH destapó


Acudir a una institución de salud en México a veces significa un riesgo, tal como lo demuestran los casos de los que te vamos a hablar.

Y es que la negligencia y el poco cuidado por la integridad de los pacientes en hospitales públicos ha llegado a tales extremos que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ha tenido que intervenir.

Por esa razón, este domingo dicho organismo tuvo que ponerle un buen jalón de orejas a José Reyes Baeza Terrazas, director general del ISSSTE, y emitió TRES RECOMENDACIONES por casos en los que la mala atención puso en riesgo la vida de tres mujeres y sus hijos.

El primer caso ocurrió en el Hospital Regional “General Ignacio Zaragoza”, en la Ciudad de México, lugar al que una mujer de 34 años, con complicaciones por el padecimiento de diabetes, acudió en marzo de 2016 para que se llevara a cabo su parto.

Por la inadecuada atención a su embarazo de alto riesgo, hubo complicaciones que terminaron en una cesárea de emergencia, lamentablemente el feto perdió la vida.

La CNDH determinó que además de que el personal médico no tuvo el adecuado cuidado al embarazo de alto riesgo, a la paciente se le realizó un procedimiento anticonceptivo de “ligadura de trompas” o salpingoclasia SIN SU CONSENTIMIENTO.

El segundo caso ocurrió  en Cualiacán, Sinaloa; una joven de 28 años con 33 semanas de embarazo acudió en junio de 2016 al Servicio de Urgencias del Hospital Regional “Manuel Cárdenas de la Vega”, en donde le diagnosticaron un problema digestivo.

Sin importar el avanzado estado de su embarazo, le dieron medicamento para controlar los síntomas, lo que le provocó convulsiones, por lo que se le tuvo que practicar una cesárea de emergencia.

Aunque la bebé de la víctima salió adelante después de estar tres días en el área de pediatría, la mujer tuvo un derrame cerebral que terminó con su vida.

La CNDH determinó que los médicos no valoraron correctamente la situación de la paciente, lo que agravó sus síntomas y terminaron con su vida.

Un tercer caso ocurrió en el Hospital General de Querétaro en octubre de 2015, la víctima, con 39 semanas de gestación, llegó al hospital, los médicos le indujeron el parto con medicamento, después de administrarle la dosis y ya con pérdida de líquido amniótico, dejaron a la mujer sin supervisión por al menos cuatro horas.

Después de todo ese tiempo, los latidos del feto disminuyeron y le dijeron que tenían que practicarle una cesárea, el colmo es que le informaron que en ese hospital no tenían a los especialistas necesarios, por lo que la trasladaron a otro hospital.

Tras todo este viacrucis, le confirmaron que su bebe ya estaba muerto.

En los tres casos, la CNDH pidió a José Reyes Baeza una reparación del daño para las dos mujeres sobrevivientes y para los familiares de la víctima que perdió la vida; la cual deberá incluir una indemnización o compensación.

Lo triste en estos casos, es que a pesar de la reparación que el ISSSTE pueda realizar, no hay forma de compensar las vidas que se perdieron, así como el trato negligente que padecieron estas mujeres.

Lamentablemente este tipo de tragedias se suman a la lista de las dificultades que tienen que enfrentar quienes acuden a los servicios públicos de salud como el ISSSTE,  IMSS y el Seguro Popular.

¿Es esa la atención que merecen los mexicanos?

¿Qué opinas?

#VME

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.

Quinto Poder

Denunciamos todo lo que apesta a corrupción, lacra e injusticia. No basta con que te indignes, mejor alza la voz y ayúdanos a impulsar una reflexión. Sin protegidos ni favoritos, Quinto Poder es tu voz.