#Coraje: 5 casos impunes que no debemos olvidar


1. Caso de la niña Paulette

Fue en Marzo del 2010 cuando los papás de la niña, Mauricio Antonio Gebara y Lizette Farah, se dieron cuenta de que su hija no estaba en su habitación. Ella padecía de discapacidad motriz y problemas de lenguaje. Ahí comenzó la búsqueda con anuncios, entrevistas, programas de televisión e internet. El caso se volvió el ojo del huracán, nadie sabía en donde se encontraba Paulette.

Pasaron cinco días y resultó que la menor todo el tiempo estuvo entre la cama y la base cubierta por las cobijas. Lo raro de todo es que la policía entró a la habitación, se hicieron entrevistas ahí y nadie se percató de la presencia del cuerpo sin vida.

El resultado fue que la niña había muerto ‘accidentalmente’ por asfixia. Hasta la fecha no hay responsables ni nadie en la cárcel. Este caso es y seguirá siendo todo un misterio.

Aquí el momento de cuando descubren el cadáver:

2. Matanza de Acteal

En diciembre se cumplen 20 años de la masacre sin explicación que ocurrió en Chiapas. Cuarenta y cinco indígenas tzotziles murieron, entre ellos 21 mujeres, 18 niños y 6 hombres.

Los testigos atribuyen la matanza a grupos paramilitares del PRI encabezado por el gobierno de Ernesto Zedillo, que tenían la orden de erradicar a todo aquél que perteneciera al EZLN, Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Metieron a la cárcel a 34 indígenas inocentes y sólo dos confesaron haber participado en la matanza y que además, revelaron la ubicación de las armas que se habían usado. 12 años más tarde, liberaron a 20 indígenas por falta de pruebas.

Indígenas de la comunidad demandaron a Ernesto Zedillo, sin embargo, la corte de Connecticut en Estados Unidos lo exoneró de los cargos. Hasta el momento la matanza de Acteal no ha tenido culpables ni castigados. El genocidio de ese diciembre del 1997, ha quedado en el olvido.

3. Matanza de Atenco

Durante la gubernatura de Enrique Peña Nieto en el Estado de México ocurrió otro de los casos que han quedado impunes: la represión del poblado de San Salvador Atenco, que se oponía a la construcción de un aeropuerto en el 2006.

Testigos narraron que se encontraban en una manifestación del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, cuando llegaron policías federales y estatales a detener el evento. Detuvieron a 217 personas, entre ellas 50 mujeres que fueron violadas y torturadas sexualmente.

Hoy en día estas mujeres luchan para que no se repita esta historia en otros lugares y castiguen a los responsables.

4. Incendio de la Guardería ABC

Fue uno de los casos más trágicos de los últimos años. Ocurrió en Sonora el 5 de junio del año 2009, un incendio en una guardería cobró la vida de 49 niños y más de 100 heridos.

Supuestamente el ‘incidente’ comenzó en las bodegas de la Secretaría de Hacienda que colindaban con las instalaciones de la guardería. Sin embargo, ya existían denuncias que acusaban a la instancia de no contar con los requerimientos adecuados ni con el personal suficiente para la cantidad de niños que a diario asistían. Tampoco contaban con medidas de seguridad y de protección civil, como extintores o alarmas contra incendios.

En su momento quisieron culpar a los socios del plantel, entre ellos Matilde Gómez del Campo, prima de Margarita Zavala; personal administrativo del IMSS, al ayuntamiento de Hermosillo y a empleados de la SHCP, pero a falta de pruebas no se pudo culpar a nadie.

Hoy en día los padres de estos pequeños exigen justicia y luchan para que no operen guarderías ni escuelas sin las condiciones de seguridad necesarias. Sigue siendo un misterio lo que realmente sucedió, pudo haber sido un accidente pero quizá se pudo evitar una tragedia si contarán con lo indispensable. Quien sabe.

5. La desaparición de los normalistas de Ayotzinapa

Extrañamente nadie sabe ni conoce del paradero de 43 estudiantes de la escuela Normal de Ayotzinapa y Cocula. Ocurrió en el estado de Guerrero cuando los estudiantes tomaron dos camiones para dirigirse al informe de gobierno de la esposa del entonces alcalde, José Luis Abarca con la intención de ‘boicotear’ su evento.

Para detener el boicot mandaron a policías a detenerlos y terminó en un enfrentamiento que dejó un saldo de 6 muertos, 25 heridos y 43 desaparecidos. Testigos afirman que la policía entregó a los normalistas a un grupo delictivo llamado “Guerreros Unidos” por órdenes de la esposa del alcalde, María de los Ángeles Pineda.
Desde el 2014, no hay ningún responsable y nadie conoce el paradero de estos jóvenes. Parece que el gobierno ya le dio carpetazo pero los padres y familiares siguen con la esperanza de encontrarlos o por lo menos hacer justicia. ¿De quién es la culpa?

Así es como estos casos han quedado impunes y seguramente seguirán sin respuestas ni culpables. Total #EsMéxicoWe, pero que no se te olvide.

TE RECOMENDAMOS

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.